La experiencia me dice que la mayoría de la gente tiene una serie de preguntas frecuentes que me suele hacer más a menudo. He reunido algunas aquí, por si puedo solventar tus dudas antes de que me escribas. Si tras leer las preguntas y las respuestas sigues necesitando saber algún detalle no tengas problema en acudir a la sección de ‘Contacto’ de la web. 


  • ¿Qué es eso de freelance? En realidad es una manera fina de decir «autónomo». Es una categoría en la que estamos integrados muchos perfiles profesionales diferentes: periodistas, escritores, editores, diseñadores gráficos, ilustradores y dibujantes, etc., etc. Básicamente, nos buscamos la vida para encontrar clientes, desarrollar proyectos puntuales con ellos y vivir lo más dignamente posible.

 

  • ¿Me harás factura? Sí. Y, en el 99,9% de los casos también un presupuesto previo. Si eres de los que prefiere trabajar, pagar y cobrar sin factura de por medio… créeme, no soy el profesional que estás buscando ni tú el cliente con el que, probablemente, yo esté más cómodo.

 

  • ¿La formación es online? Aún no, aunque espero solucionar eso pronto. Las charlas, clases y workshops son presenciales. Me desplazo hasta donde necesites. Como toda la formación que imparto es a medida, trataré contigo todos los detalles mucho antes de poner en marcha algún módulo formativo que cubra tus necesidades.

 

  • No puedo reunirme contigo ¿Trabajas a distancia? Evidentemente. Estamos en el S. XXI, así que puedo «reunirme» contigo de manera virtual a través de Skype o cualquier otra alterntiva que me propongas. Además estoy disponible a través de mi correo electrónico y mis perfiles en redes sociales. El grueso de mi trabajo lo realizo para clientes desde mi casa, así que es una dinámica de trabajo que te garantizo que funciona.

 

  • ¿Tengo que pagar por adelantado? Si tu presupuesto está por debajo los 1.000€ netos, no. Por encima de esa cifra cobro el 50% en el momento en el que aceptas y firmas tu presupuesto y el otro 50% en el momento de entregarte el trabajo.

 

  • No tengo claro qué servicio de los que ofreces me conviene. Es totalmente normal, mucha gente sabe que tiene algún problema o carencia en lo relativo a la comunicación, así en general, pero no sabe cómo abordar el asunto. Lo más sensato es que hablemos de lo que te preocupa, de lo que quieres lograr y qué necesitas. Para eso está disponible el servicio de consultoría y asesoría.

 

  • ¿Qué es eso de la consultoría? Suena a sector bancario, compañía de seguros o algo así, pero no es tan complicado. Como la propia palabra indica, se trata de «consultar» a alguien que conoce de cerca cualquier asunto, para que resuelva tus dudas. Normalmente, con una hora o dos como máximo es muy probable que ambas partes puedan diseñar un plan de acción.