Por experiencia puedo decir que hay una serie de preguntas que la gente me suele hacer con más frecuencia que otras. Las he reunido aquí. Antes de contactar con mis representantes o conmigo te recomiendo que las leas, así como las respuestas. Seguro que no te quedan dudas, después de hacerlo. 


  • ¿Tienes representante, como los músicos? Bueno, exactamente como los músicos no. Pero hacen un trabajo parecido. Sobre todo por cuestiones prácticas. Ellas se encargan de encontrar los clientes y trabajos más apropiados para mi perfil y negocian el precio más ajustado y digno, según el proyecto. Esto me permite centrarme únicamente en lo que sé hacer mejor y ser más productivo.
  • ¿Qué es eso de freelance? En realidad es una manera fina de decir «autónomo». Es una categoría en la que estamos integrados muchos perfiles profesionales diferentes: periodistas, escritores, editores, diseñadores gráficos, correctores, ilustradores y dibujantes, etc. Básicamente, nos buscamos la vida para sobrevivir dignamente en sectores más o menos creativos.
  • ¿Me harás factura? Sí. Y, en el 99,9% de los casos también un presupuesto previo. Si eres de los que prefiere trabajar, pagar y cobrar sin factura de por medio… créeme, no soy el profesional que estás buscando ni tú el cliente con el que, probablemente, yo esté más cómodo.
  • ¿La formación es online? Sí. Aunque puedo impartir clases y workshops presenciales (que es lo que he hecho desde que empecé a dar formaciones), la situación provocada por la Covid-19 ha modificado mucho las cosas. Mi preferencia, a partir de ahora, será siempre la formación virtual, siempre que sea posible. Contacta con mis «repres» aquí, si quieres saber más.
  • No puedo reunirme contigo ¿Trabajas a distancia? Evidentemente. Estamos en el S. XXI y, tras la pandemia del Covid-19 qué te voy a contar que no sepas. Puedo «reunirme» contigo de manera virtual a través de Skype o cualquier otra alternativa que me propongas. El grueso de mi trabajo lo realizo para mis clientes desde casa, así que es una dinámica que te garantizo que funciona.
  • ¿Tengo que pagar por adelantado? Depende de la cuantía del presupuesto total, de la complejidad del trabajo y del tiempo que esté previsto para el desarrollo del proyecto. A lo mejor debes adelantar un porcentaje inicial o quizás haya que «separar» el presupuesto global por fases e ir abonándolas según se vayan culminando. Mi consejo es que contactes con mis representantes y lleguemos todos a un acuerdo.
  • No tengo claro qué servicio de los que ofreces me conviene. Es totalmente normal, mucha gente sabe que tiene algún problema o carencia en lo relativo a la comunicación, así en general, pero no sabe cómo abordar el asunto. Lo más sensato es que hablemos de lo que te preocupa, de lo que quieres lograr y qué necesitas. Para eso está disponible el servicio de consultoría y asesoría.
  • ¿Qué es eso de la consultoría? Suena a sector bancario, compañía de seguros o algo así, pero no es tan complicado. Como la propia palabra indica, se trata de «consultar» a alguien que conoce de cerca cualquier asunto, para que resuelva tus dudas. Normalmente, con una hora o dos como máximo es muy probable que ambas partes puedan diseñar un plan de acción. Tengo una entrada en mi blog donde lo explico un poco, por si la quieres leer.