Sobre mi

BIO

Comunicar no es una habilidad.
Es una responsabilidad social

Que sí. Que «me encanta comunicar, me gusta contar historias», bla, bla, bla. Todo eso es verdad, pero ya lo has leído mil veces. Y por eso le hemos quitado todo el sentido a unas palabras que son realmente importantes. Así que no te voy a contar lo mismo de nuevo.

Me dedico a esto porque no entiendo mi vida sin hacer otra cosa. Cuando alguien se vacía tanto en una actividad, lo único que persigue es hacerlo tan bien como para sentir que su existencia es plena gracias a lo que hace. Ya, es un poco intensito, pero lo pienso de verdad.

Comunicar no es sólo un conjunto de habilidades y facilidades. Es una herramienta imprescindible para la supervivencia como civilización. No podemos vivir en sociedad sin hacerlo junto a los demás. Y eso no es posible sin contar de manera honesta, responsable y transparente todo lo que ocurre. Por eso elegí el periodismo y la comunicación. Aprendo cada día y me aplico al máximo para superarme sin límites.

Dicen que llevo el alma por fuera y que soy muy apasionado. Demasiado serio para algunas cosas, demasiado irreverente y contestatario para otras. Procuro ser fiel a lo que pienso y siento, sin que mis padres sientan vergüenza. Mi máxima meta en la vida es dormir tranquilo cada noche, porque mi conciencia está tranquila.